Lento es mejor

¿Te acuerdas cuando todo paraba a medio día? ¿cuando los niños y los adultos iban a comer a casa? ¿cuando las tiendas cerraban de 14.00 a 16.00? ¿cuando no había nada que hacer los domingos porque todo estaba cerrado?

Ahora vivimos a un ritmo vertiginoso y en “modo piloto automático”. No hay tiempo de comer, de charlar, de descansar… Por eso está surgiendo una nueva tendencia que nace de la necesidad de retomar el control de nuestro tiempo y volver a disfrutar con calma de las cosas básicas de la vida.

Se trata del “movimiento slow”, una corriente cultural que propone encontrar el equilibrio entre el uso de la tecnología y el disfrute de las actividades que conllevan el desarrollo personal, como pueden ser el arte, la actividad física, la alimentación consciente, la vida social… Las cosas más importantes de la vida no deberían acelerarse, sino todo lo contrario.

 Este concepto, aplicado a la comida, conlleva toda una reivindicación a favor de los productos orgánicos y locales. Como respuesta al “Fast food”, nació el “Slow Food”, organización europea sin ánimo de lucro que se compromete con las comunidades locales y el medio ambiente.

 Es un movimiento mundial que hoy involucra a millones de personas en más de 160 países y que se aplica a todos los ámbitos. Se trata simplemente de volver a nuestros orígenes, humanizar nuestras rutinas haciéndolas más conscientes y respetar lo local en un mundo cada vez más global.

En este sentido, los pueblos tienen mucho que enseñar a las grande urbes y por eso nació en Italia Cittaslow, una red de municipios que abogan por la calidad de vida que ya se ha extendido por Alemania, Gran Bretaña, Holanda, Noruega y España.

Me alegra comprobar cómo esta conciencia se está extendiendo y la comunidad “slow” es cada vez más grande. Como sabes, yo reivindico la importancia de hacer las cosas lentamente porque he comprobado que así todo sale mejor.

La cerámica me ha enseñado que con prisas no salen bien las cosas, de hecho, una de las principales dificultades a la hora de tornear es controlar el pedal y no lanzarse a la máxima velocidad, sino conseguir mantener un ritmo lento constante.

Desde que controlo la velocidad, controlo el torno y el resultado se ve en mis piezas.

lento es mejor Marinaclay

¿Te ha gustado este post? ¡Sigue mi blog en Bloglovin!: Follow my blog with Bloglovin

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s